La Mentira que Casi Arruina Nuestras Vacaciones (Parte 1)

the lie that almost ruined our vacation¿Alguna vez has experimentado un verdadero temor que eventualmente dio paso a una ira abrumadora? Esto recientemente me pasó a mí y casi arruinó nuestras vacaciones.

Tom y yo viajamos a México cada invierno. Este año optamos por volver a Puerto Vallarta. Nos encantan las montañas y la playa, por lo que es nuestro destino preferido!

Después de un buen comienzo para nuestro día, que increíblemente, incluyó una llamada de atención a las 2:45 am para levantarnos y llegar a tiempo al aeropuerto (nunca más vamos hacer eso!), Hicimos una conexión sin problemas en Detroit. Tuvimos un desayuno rápido en nuestro lugar “deli” preferido, Zingerman. Después de un vuelo sin problemas hacia el sur, aterrizamos en Puerto Vallarta justo a tiempo.

A nuestra llegada, seguimos nuestro patrón habitual: Tom se dirige al baño para cambiarse por pantalones cortos y yo me estaciono a la par del carrusel para vigilar nuestro equipaje. Tom vio un baño y me menciona el cambio de la derecha antes de señalar al carrusel que nos traerá nuestra maleta gris marcada con una cinta de rayas de color amarillo neón. Elegí una buena posición de partida para mantener un ojo en cada pieza de equipaje que pasará cerca.

Yo estaba enfocada. Pero nunca vi nuestra maleta.

Aproximadamente 15 minutos pasaron. En mi mente me preguntaba dónde estaba Tom. De seguro le estaba tomando mucho tiempo cambiarse. ¿Y dónde estaba nuestro equipaje?

Un empleado del aeropuerto me vio de pie con los ojos llorosos en la cinta transportadora del carrusel y me preguntó si había conseguido mi equipaje. Después de escuchar mi respuesta negativa, me pidió que la siguiera para que pudiera confirmar si había llegado o no el equipaje desde Detroit. Y si había llegado. Ella me pidió que la siguiera para revisar varias pilas de equipaje que se encontraban en varios lugares a lo largo del pequeño aeropuerto. Pero nada.

Y todavía nada de Tom.

Yo le dije que tenía un problema mucho mayor que el de encontrar mis maletas. Tenía un marido desaparecido a quién encontrar!

Ella me llevó a otra mesa donde pude pedirle a un trabajador del sexo masculino si podría por favor revisar todos los baños que hay después de pasar por la aduana. Le enseñe una foto de Tom de mi teléfono para que él lo pudiera reconocer. A lo mejor Tom se había golpeado la cabeza en el inodoro mientras se cambiaba. O tal vez la comida que había comido a 60.000 pies le había caído mal e inmediatamente y de forma violenta se había enfermo. Yo estaba desesperadamente buscando explicaciones sobre la repentina desaparición de Tom. El empleado muy amablemente reviso todos los baños y no encontró a mi marido desaparecido.

El pánico comenzó a elevarse desde un lugar más profundo. Y fue entonces cuando oí una apacible y pequeña voz que me susurro, “Canta para mí.” Reconocí la voz del Espíritu Santo. Estaba compitiendo por mi atención para que pudiera calmarme y consolarme en una situación tan difícil. Y  fue ahí donde me quedé junto al mostrador de información del Aeropuerto Internacional de Puerto Vallarta cantando la canción: Un Buen Buen Padre ( Good, Good Father) de Chris Tomlin (en voz baja) y tristemente vi como una corriente de felices viajeros pasaron a mi lado con sus seres queridos.

Después de 45 minutos de separación de mi marido, el joven que muy amablemente  me ayudo a revisar los baños, me sugirió que me saliera del aeropuerto. Su marido ya debe de haber salido,  me explicó. Si bien su sugerencia contradecía todo lo que yo sabía acerca de perderse (donde uno debe quedarse en el lugar donde estuvimos juntos por última vez), le explique que Tom tenía mis formularios de aduanas, sin los cuales no podía entrar en el país. El rápidamente me dio un nuevo formulario.

Después de entregarle al agente de aduanas mi formulario nuevo, empecé a caminar a través de 2 secciones separadas del Aeropuerto Internacional de Puerto Vallarta. Y todavía nada de Tom.

Finalmente salí del aeropuerto, di un paso hacia el sol brillante y allí vi a mi marido a 25 yardas delante de mí entre la multitud, con nuestra maleta gris en su poder. Nuestros ojos se encontraron. Experimenté un inmenso e inmediato alivio antes de que algo más caliente y destructivo comenzará a burbujear como la lava de un volcán a punto de estallar.

De pie cara a cara con Tom le dije, “Sólo tengo una cosa que decirte ¿Dónde diablos estabas?!!!”(En realidad no dije “diablos”.)

Desaté una serie de palabras que describían la angustia que me había hecho pasar. Después de todo, el debía saber que no podía salir del aeropuerto sin mi formulario de aduanas! Y por qué iba a dejarme allí sola?!!! No me guardé nada.

Antes de contarles el resto de la historia en el blog de la semana que viene, me gustaría que piense en una experiencia similar. ¿Alguna vez has ido del miedo a la ira en una fracción de segundo?

Si usted le presta atención a sus miedos, ganará la comprensión acerca de las mentiras que usted cree y que la mantienen en cautiverio y que negativamente impactan su gozo y la salud de su matrimonio. Lo más probable es, que éstas puedan afectarla de forma regular, no sólo una vez en mucho tiempo, así que hay mucho más por ganar si vemos más profundamente.

Voy a compartirles la maravillosa revelación que recibí cuando miré más profundamente en el significado de mi reacción para con Tom. Pero eso es para el  blog de la próxima semana. Espero que estén atentas…

Hermosa Paso a Seguir

Piense en un momento en el cuál experimentó un miedo abrumador o pánico. ¿Cómo respondió? ¿Cuándo se ha sentido así? ¿Qué motiva su reacción?

What if you could remove the obstacles that derail romance, intimacy, and communication?

In this e-book, I share 5 steps women can take to get off the marriage train-wreck and get back to a romance-filled, beautiful marriage. Sign up to receive my blog posts via email and get Inviting Romance FREE!

Privacy Guarantee: I will never share your email address with anyone else.

*Required field

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *